Ubicación en Monterrey ahora abierta · Invocell disponible

INVOcell: Tecnología de Vanguardia para un Tratamiento de Fertilidad Accesible

Positib Fertility
5 minuto

Louise Brown, el primer bebé traído al mundo por fertilización in vitro (FIV), nació en julio del año 1978. Desde entonces se han realizado grandes esfuerzos para poder replicar, en un laboratorio, el medio ambiente perfecto que es la matriz. Después de 40 años de mejoras e innovación la tasa de éxito de la FIV paso de ser 1 en 12 intentos a 1 en 2 intentos. Es innegable el progreso de la ciencia de la fertilidad y todo con el propósito de mejorar las posibilidades de una mujer para cumplir su sueño de concebir y formar una familia.

Para la mala fortuna de las pacientes, los doctores en fertilidad, científicos y la industria de la FIV, no ha podido brindar estos servicios a un precio accesible para la mayoría. El precio de la FIV es substancial: la inversión de este proceso puede llegar a los 120 mil pesos mexicanos por ciclo de tratamiento.

En México de 100 mujeres que necesiten la fertilización in vitro, menos de 3 tienen la capacidad económica y acceso geográfico de realizar ese proceso. La mayoría de las mujeres que fracasan en recibir tratamiento de fertilidad se ven impactadas económicamente por su alto costo. Afortunadamente, la suerte para estas mujeres está a punto de cambiar, gracias a los esfuerzos del especialista francés Claude Ranoux y su invención, INVOcell™. La tecnología que está asociada a este dispositivo es sustancialmente más accesible para las pacientes; se estima que el costo de inversión baje hasta un 50-70% de su precio original.

En vez de poner nuestra confianza en máquinas caras y sofisticadas en un intento de replicar el ambiente perfecto que es la matriz, INVOcell™ le permite a la paciente ser su propia incubadora; esencialmente transformado a la mujer en su propio laboratorio y capitalizando en el hecho que ella tiene las condiciones perfectas para brindar un ambiente adecuado para la fertilización.

INVOcell™ es un dispositivo simple e inteligente; tiene una forma cilíndrica de aproximadamente 4cm de largo y 2.5cm de diámetro y está hecho de poliestireno permeable a gases. Tiene dos cámaras concéntricas, así previene la entrada de bacterias al sitio donde se encuentran los gametos (y embriones) en la cámara interna.

La FDA de los Estados Unidos y la Cofepris de México ya ha aprobado a este dispositivo y distintos ensayos clínicos ya han confirmado su seguridad. Este nuevo concepto de fertilización in-vivo, nos permite reducir el costo total del proceso aun más de la mitad del precio original: 75% menor costo en medicamento, 80% menor costo en tomas de sangre y 50% menor necesidad de monitorizar.

De 100 mujeres que necesiten la fertilización in vitro, menos de 3 tienen la capacidad económica de embarcar en el viaje. – Dr. Francisco Arredondo

La fertilización in vitro se puede dividir en tres pasos:
1. Recolección del ovulo
2. Fertilización
3. Transferencia del embrión.



Durante un ciclo de INVOcell realizamos una estimulación ovárica muy gentil con medicamentos como clomifeno y FSH que nos permiten madurar y obtener entre 4 a 10 óvulos mientras la paciente está en sedación. Posteriormente usamos el dispositivo INVOcell como lugar para que el espermatozoide y el óvulo se encuentren. No existe ninguna molestia durante la colocación del dispositivo dentro de la paciente. Finalmente, después de unos días, se retira el INVOcell para identificar cual embrión es el más adecuado para transferirlo a la matriz de la paciente. Ya que se realiza la transferencia, esperaremos 11 días para realizar la prueba de embarazo.

Los resultados de nuestro equipo en Estados Unidos (específicamente en San Antonio), donde realizamos más de 300 casos con esta tecnología, han sido alentadores. Por ejemplo, las pacientes que previamente tuvieron ligadura de trompas de Falopio y están en busca de lograr el embarazo, una cirugía costosa e incómoda para reconectar las trompas ahora pueden usar INVOcell™ como una alternativa más simple y accesible.

Muchos científicos y doctores de la fertilidad están entusiasmados por poder brindar la oportunidad de la paternidad a parejas que previamente no podían costear un tratamiento clásico de FIV.

INVOcell™ es el paso certero hacia la democratización de los tratamientos de fertilidad, haciendo posible el sueño de formar una familia a quienes antes no tenían acceso.